Adiós a todo eso

Hacer un comentario sobre la actualidad, si se pretende que tenga un mínimo de calidad, exige información, reflexión y distancia. Los comentarios en caliente suelen tener poco fundamento y estar muy subidos de tono, y por supuesto, hay que ser conscientes de lo que es importante y lo que no. Así, hemos tenido unos días muy entretenidos con ese medio millón de toneladas de carbón que la empresa de nuestro patrón minero favorito al parecer ha evadido (o extraviado) de los almacenes temporales del Estado. Supongo que nadie duda de la capacidad para ejecutar la faena por parte de nuestro destacado ciudadano, pero también hay algunas otras cosas sobre las que pensar. ¿Cómo es posible que hayamos tenido que esperar a un desfase de tal calibre para que salten las alarmas? ¿No hay controles suficientes?

Sigue leyendo