La industria

Empleos y metros

En diciembre de 2010, el Observatorio Territorial del Noroeste (otra iniciativa que prometía ser interesante y que nos van a quitar) presentó en uno de sus talleres (creo que el primero) una evaluación del estado del Bierzo desde distintas perspectivas. Como no podía ser de otra forma, el resultado fue devastador: una estructura industrial muy débil y excesivamente especializada en sectores maduros y de bajo valor añadido, con un enorme peso de la construcción, la minería y las actividades asociadas. Los especialistas que expusieron sus trabajos tuvieron la delicadeza de no ser demasiado pesimistas.

Hubiera dado lo mismo, porque el tiempo se ha encargado de poner a todos en su sitio. Cuatro años de crisis nos han dejado desnudos, o peor: Coiper, Comonor, Teconsa, Begar, Martínez Núñez, Friger, L&M, Vitro Cristalglass,… Una a una han ido cayendo, con una puesta en escena que se nos ha hecho familiar. Primero un ERE temporal, luego otro, luego reducción de plantilla y al final la liquidación. Las Administraciones Públicas, a todo esto, como si esta historia sucediera en Tasmania: preocupación, declaraciones, solidaridad con los trabajadores, rigor en la aplicación de las normas,…

Resultaría mucho pedir, claro. Las ideas sobre reindustrialización en El Bierzo se caracterizan por su vacuidad, cuando no por su irracionalidad. Nos hemos acostumbrado a sistemáticas ventas de humo en periodos electorales, con proyectos que no resistirían un análisis serio. Estas iluminaciones, por otra parte, complican la consideración serie de proyectos que sí tienen interés y el respaldo de una reflexión seria, pero que se pierden en el ruido mediático que generan los anteriores.

El caso más flagrante de proyecto sin fundamento ni sentido es el del “parque tecnológico”, una pura operación especulativa que incluso podríamos emplear de indicador (dime quien lo apoya y te diré quien espera una comisión). Podríamos analizar otras propuestas con esta perspectiva para ver quién gana realmente. Curiosamente, un proyecto que no ha supuesto maniobras especulativas, ha creado empleo, ha dinamizado la economía (local y comarcal) y ha mejorado sensiblemente Ponferrada ha recibido críticas sin tregua (y cosas peores) del Ayuntamiento y la Junta. ¿Cuándo tendremos una política industrial que cree empleo, y no metros cuadrados?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s