Algunas diferencias significativas

No hay nada como contrastar una noticia para constatar el grado de manipulación de los medios de comunicación convencionales. Hoy nos hemos desayunado con la dimisión del director general de la Fundación Ciudad de la Energía, y una rápida revisión de medios nos lleva a cierta convergencia en titulares y contenidos (véanse los enlaces a Radiobierzo, Infobierzo o el Diario de León). El Diario parece tener alguna discrepancia, pero una vez leemos la noticia la diferencia desaparece: la versión oficial es que D. Melchor Ruiz ha peleado por el Museo, pero como no le dejan seguir ha dimitido.

La realidad sin embargo es bien distinta. Lo cierto es que el señor Ruiz ha convertido a la Fundación en su finca (y la de cierta dama de la capital, dicho sea de paso), y no ha sido consciente de que sus jefes están en Madrid, dónde sólo quieren resultados. Y cuando se los han pedido, el balance no ha podido ser más triste, en especial si se compara con el que podía presentar su denostado antecesor.

Lo cierto es que las obras han seguido todo este tiempo virtualmente paradas, sin solución beneficiosa para el interés público con las contratas (tal vez debería haber viajado a Panamá), con un volumen de ingresos reducido a la nada y con una masa salarial que ha crecido después de haber hecho un ERE. Fuentes del Ministerio de Economía nos señalan que el abandono de los programas de investigación (en captura y almacenamiento de CO2) financiados con fondos europeos ha sido una de las principales causas de reducción de ingresos a corto plazo, y es uno de los factores que más comprometen la viabilidad futura, dado que las convocatorias no están siempre abiertas. Por otra parte, el desmantelamiento de la estrategia de desarrollo del Museo sin una reorientación hace que este ahora mismo carezca de finalidad ni de objetivos estratégicos, por lo que cualquier inversión es un sinsentido.

Es significativo que la Fundación sigue existiendo pese a que debería haberse extinguido el pasado 31 de diciembre. La razón es que ninguna institución quiere asumir el proyecto, tanto el de investigación como el cultural, dado que ambos han quedado desvirtuados de su plan estratégico inicial y descapitalizados. Es ocioso comentar que es lo que hemos venido denunciando desde aquí, y lo que cabe esperar que suceda en adelante considerando el contexto económico en el que estamos.

El colmo de la situación es que el ya exdirector ha venido maquillando los datos, y solo cuando la situación era inmanejable el Ministerio ha tomado cartas en el asunto. Así pues, el señor Ruiz no ha dimitido: le han cesado fulminantemente en cuanto en Madrid han constatado su incompetencia, y han empezado a hacer preguntas incómodas del tipo ¿dónde está el dinero?

Quien ha procedido a “decapitar” al señor Ruiz y va a venir a poner orden es quien gestionó la transición de Azuara a Ruiz, y en ese trance no puso ningún reparo al gestor saliente. Fue el ya exdirector el que inició una caza de brujas que no solo no dio ningún resultado, sino que ahora tenemos motivos para creer que fue el origen del actual desastre. Y ahora que ya tenemos claro lo que ha sido una gestión indecente, tal vez es el momento de revisar la que no lo ha sido, porque no todos son iguales y es conveniente subrayar las diferencias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s