Extinción

Este blog nació para denunciar el sistemático desmantelamiento a que se ha visto sometida la actividad económica berciana en un plazo de tiempo breve, lo que tiene (y tendrá) serias consecuencias sociales y territoriales. Así, en poco más de dos años, los efectos de la crisis han convergido con las debilidades propias y las políticas públicas en una tormenta perfecta que se está llevando por delante casi todo. Una de esas cosas que va a desaparecer de manera inmediata es la Fundación Ciudad de la Energía (Ciuden), que se extingue al final de este año.

Cuando la nueva dirección llegó y empezó a actuar, empecé a denunciar lo que a mi juicio era el comienzo de una estrategia a largo plazo de desmantelamiento. Lamentablemente sólo me he equivocado en el plazo. Desde el principio, las señales eran claras: el gobierno del PP dejó claro, como ya hizo cuando estaba en la oposición, que no iba a adoptar políticas de lucha contra el cambio climático (de hecho, empezó por poner en duda el fenómeno) y declaró que iba a reducir drásticamente el número de instituciones públicas autónomas. Tanto en un caso como en el otro, se respondía a un prejuicio ideológico sin soporte científico alguno. Luego llegó un director que no sabía de I+D, ni de gestión cultural, ni de desarrollo territorial ni de cualquier cosa constructiva (recojo opiniones de quienes le han tratado). De hecho, sus únicas credenciales eran haberse cargado un par de empresas.

No había que ser un genio para saber por donde irían las cosas. Después llegó la cancelación de los proyectos de inversión en la planta de captura, del proyecto de inyección geológica de CO2, de la construcción de la sede central del Museo Nacional de la Energía, de los diferentes proyectos de desarrollo territorial que implementaba la Fundación… El ERE terminó por dinamitar la moral y la ilusión de una plantilla muy profesional, que sin duda era lo mejor de la institución, hasta el nivel de degradación al que ha llegado ahora, cuando ya es de dominio público las tensiones y la desmoralización que campan en ella. Es fácil sembrar cizaña, lo difícil es crear un equipo eficaz, pero eso sólo interesa si se va a hacer algo.

A estas alturas espero que ya nadie tenga dudas de lo que irá sucediendo. Un centro de investigación como el de Cubillos, sin proyectos ni estrategia, con unas instalaciones costosas pensadas para un volumen de trabajo elevado, y controlado por un organismo que no se dedica a eso (el IDAE), es un centro muerto. Podemos ir calculando la fecha de clausura, no será muy tardía. Lo que queda de museo es todavía más triste: pudiendo haber sido el orgullo del noroeste peninsular, pudiendo haber colocado a Ponferrada en el mapa del turismo cultural en España, se ha convertido en un lastre que no quiere nadie. Todo el esfuerzo hecho para abrir vías de futuro ha sido claramente desperdiciado, junto con los recursos públicos invertidos, y todavía estamos esperando algo constructivo, alguna política en positivo, que nos haga ver algo que no sea la extinción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s